• Utilizada mayormente en la cocina, esta planta ha demostrado ser muy efectiva para combatir inflamaciones y para favorecer los procesos digestivos

  • También se ha revelado muy eficaz para tratar problemas de hígado o para estimular el sistema inmune

¿Para qué usas la cúrcuma? ¿En qué platos sueles incluir esta planta? Además de ser un excelente sazonador para tus recetas culinarias, cada vez son más los beneficios que se descubren acerca de esta planta, que se ha demostrado muy efectiva para eliminar dolores e hinchazones, entre otras cosas. Tanto es así, que se habla de ella como el ibuprofeno natural. ¡Analicemos algunos de sus usos y beneficios naturales!

Por un lado, la cúrcuma cuenta con un efecto antiinflamatorio que es de gran ayuda para luchar contra esos molestos dolores articulares que persisten durante días, así como los derivados de patologías como la gota, la artritis o el dolor muscular provocado por malas posturas o por el sobresfuerzo muscular en el ejercicio físico. También cuenta con propiedades antioxidantes, antibacterianas y digestivas.

Todo ello hace que esta planta y sus derivados sean muy beneficiosos para mejorar los procesos digestivos, así como para perder peso. Sin embargo, por su acción natural de refuerzo de las defensas ayuda a sobrellevar resfriados, gripes o incluso patologías más concretas, como crisis de asma. Por otra parte, su acción desintoxicante es muy beneficiosa para nuestro hígado, pues ayuda a que funcione mejor y a tratar problemas en este órgano, uno de los filtros de nuestro organismo. Además, ayuda a evitar que se generen coágulos en la sangre, así como a aliviar dolores premenstruales.

Sin embargo, consumir una cantidad necesaria de esta planta puede ser a veces complicado, por lo que existen complementos alimenticios para incorporar la cúrcuma a tu dieta. En concreto, el extracto seco de rizoma de cúrcuma en estado seco, en cápsulas, de Tongil. Una cápsula al día puede ayudarte a combatir esos molestos dolores.