Test de intolerancias alimenticias

El Test de intolerancia nos ayuda a regular el sistema siendo conscientes de que alimentos procesamos y por tanto nos sientan bien y cuales no. Pero podríamos ir más allá, el cuerpo no está formado de estructuras separadas las unas de las otras sino que somos un todo, por tanto la importancia de lo que comemos está estrictamente relacionada con síntomas o patologías como pueden ser:

  •  Alergias
  • Catarros
  • Migrañas
  • Dolores articulares y musculares como artrosis, artritis o lumbalgias
  • Patologías del sistema digestivo como estreñimiento o Colón irritable
  • Problemas de la piel como dermatitis, eczemas o psoriasis.
  • Patologías del sistema respiratorio como el asma
  • Fibromialgia
  • Etc…

En conclusión realizar un Test de intolerancia alimenticia personalizado no sólo nos puede ayudar a mejorar nuestro cuerpo a nivel interno, sino también síntomas, patologías y por supuesto el aspecto físico.

Gracias al TEST DE KINESIOLOGIA DE SENSIBILIZACIÓN DE ALIMENTOS, podemos ayudarle a descubrir de forma práctica, cuales son los alimentos que su cuerpo rechaza ya sea por que pueden provocarle alergias o intolerancias o por otros motivos.

Cuando sometemos al TEST DE KINESIOLOGIA, un alimento o un producto, si el alimento o producto armoniza con nuestra energía (lo cual confirma que es bueno para nuestra salud), es test será positivo, pero si el alimento o producto no armoniza con nuestra energía por muchas vitaminas, minerales u otros nutrientes que contenga el test será negativo y si le hacemos caso a nuestras células ya que son ellas las que están manifestando su opinión a través de test, lo mejor será que no tomemos dicho alimento o producto.

Por otro lado si el alimento o producto contiene algún ingrediente o más que pueden ser nocivos para la salud el resultado del test será también negativo

El TEST DE KINESIOLOGIA APLICADO A LA ALIMENTACION, va más allá de lo que nos imaginamos ya que puede detectar “detalles” que de otra forma sería difícil de detectar, como aditivos y salubridad alimentaria.

En multitud de ocasiones se presentan problemas de intolerancias alimentarias en productos comunes, muy utilizados ya que dentro de nuestra dieta son un elemento constante como el pan, la leche, los huevos, el azúcar. En muchas ocasiones, por su aparente inocuidad, no se atiende, ni siquiera se considera la posibilidad de que estos productos sean los responsables de muchos de los problemas que generan estas intolerancias.

Ésto es debido, en parte, al desarrollo de la industria alimenticia que ha modificado en forma drástica la estructura molecular y genética de muchos alimentos, lo que ha provocado la aparición de macromoléculas para las cuales nuestras enzimas no están adaptadas.

Las intolerancias alimentarias no son reacciones alérgicas, sino la incapacidad del organismo por asimilar, digerir y procesar un componente de un alimento. Muchas veces debida a la ausencia o falta de enzimas necesarias para digerirlas.

El problema es que al tratarse de productos muy “normales” las familias en muchos casos, los padres generalmente se empeñan en que se siga consumiendo este producto. Muchas veces el propio niño desecha un alimento porque su cuerpo no lo acepta correctamente. No es extraño escuchar “He conseguido que mi hijo hoy se tome la leche”. Por tanto debemos empezar a preguntarnos, si no sería más lógico sustituir ciertos alimentos por otros.

¡Pídenos cita!